El poder de la música

Fotografía: Proyecto Playing for Change


Del mismo modo que hay proyectos audiovisuales donde el peso recae en la imagen, existen muchos otros donde el sonido es el verdadero protagonista.

Por ello, quiero compartir contigo algunos proyectos donde la música es el elemento destacado y que puedan servirte como fuente de inspiración.

Música que evoca:

La música puede ser un recurso muy poderoso dentro de tu proyecto por su capacidad de generar emociones. Por ello siempre que puedas te animo a que le des un papel destacado dentro del mismo.

Pero la música no tiene únicamente una función generadora de emociones sino que además es un excelente vehículo para transmitir aquellos mensajes sobre los que queremos trabajar. Si buscas entre tus recuerdos seguro que más de una letra de alguna canción dio pie a un debate de lo más enriquecedor.

O si has cantado con amigos alguna vez seguro que te vienen a la cabeza palabras como: sentimiento de equipo, cercanía y contacto, superación…Un sin fin de valores y actitudes se desarrollan a través de la música.

Este vídeo recoge algunos de ellos:
Educa Son: La música como herramienta para la educación en valores. Al Relente Producciones, 2010. Duración: 1’43 minutos.

Paz, armonía, ritual, encuentro, unión, tierra, juego, sentidos, certeza, comunicación, fiesta… son las palabras que recoge el vídeo. Seguro que te vienen a la cabeza muchas otras cosas que podemos aprender en proyectos musicales.

Música que une:

La música tiene además el poder de romper las barreras de la comunicación y superar la distancia entre las personas. Precisamente esa concepción fue el germen que dio lugar al proyecto Playing For Change, que iniciaron sus fundadores en 2002 buscando el encuentro entre músicos callejeros de Estados Unidos.

En uno de estos encuentros conocieron a Roger Ridley cantando en la calle el tema Stand By Me y le propusieron que fuese el primer músico en grabar una versión alrededor del mundo de esa canción. Roger aceptó y este fue el resultado:

Stand By Me (Song Around the World). Playing For Change, 2008. Duración: 5’30 minutos.

Desde entonces el equipo de Playing For Change no ha parado de viajar por el mundo para grabar y filmar músicos, haciendo canciones sin fronteras de una familia globalCrearon además la Fundación Playing For Change, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la creación de escuelas de música y programas educativos en todo el mundo.

Es cierto que se trata de un proyecto ambicioso y que implica una complejidad que quizás no puedas plantearte para tu proyecto. Pero ¿por qué no hacer un proyecto conjunto con otras entidades o personas de tu red?  Por ejemplo: hagamos una canción entre todos los centros educativos de la zona.

Otro de los ejemplos más claros del poder de unión que tiene la música son los coros. Al tratarse de una práctica musical colectiva, contribuye a la construcción de proyectos comunes a partir del aporte individual, la diferencia, el dialogo y la toma de decisiones conjunta.

Si hay un coro infantil mundialmente famoso ese es PS22 Chorus, que nació en el año 2000 como un proyecto educativo de una escuela pública de un barrio humilde de Staten Island (Nueva York). En poco tiempo sus apasionadas versiones de hits musicales han sido contempladas en YouTube por millones de espectadores y han despertado el interés de numerosas estrellas internacionales e incluso del presidente Barack Obama. Hasta actuaron en la gala de los Oscars.

Aquí comparto contigo una de sus muchas actuaciones (confieso que me ha costado decantarme por una, porque son todas geniales):

Rolling in the deep, de Adele. PS22 Chorus, 2011. Duración: 2’30 minutos.

Quizás tu objetivo no sea cantar para Obama, pero conocer las claves del éxito de este grupo puede serte útil para cualquier proyecto grupal. Su director Gregg Breinberg dice algunas cosas interesantes al respecto en una entrevista a El País en 2011:

“Es un coro nada rígido, mucho más flexible que otros, y eso fortaleció las limitaciones que tenían los niños, saliendo a relucir sus fortalezas. Lo importante es permitir que entre unos y otros se respeten y así explorar su propia expresión libremente sin temor al ridículo. Tienen que ser amables y tolerantes unos con otros.


Para formar parte del grupo tienen que tener pasión por la música. Un poco de talento también ayuda, pero no soy estricto en eso. El éxito es sobre todo por las actuaciones apasionadas que dan”.

Música reciclada:

“El mundo nos manda basura, nosotros les devolvemos música”.

Esta poderosa frase es de Favio Chavez, director de una particular orquesta de música situada en Cateaura, Paraguay. Es una pequeña ciudad construida en torno a un gran vertedero que recibe la basura de la capital y donde sus habitantes rescatan entre los escombros los objetos que puedan ser reutilizados, reciclados y vendidos. La orquesta de Chavez conformada por jóvenes y niños de la comunidad utilizan instrumentos a partir de materiales de desecho.

En este vídeo nos lo cuentan:
The world sends us garbage... We send back music. Landfill Harmonic. 2012. Duración: 3’30 minutos.

Quizás no tengas los conocimientos musicales que te permitan hacer proyectos de este tipo, pero sí que puedes mostrar al mundo experiencias similares. Sólo necesitas una cámara y las ganas de contarlo.


Música en vena:

Para terminar este post, quiero hablarte de un proyecto genial, que conocí en unas jornadas del IES Puerta Bonita a la que acudimos exalumnos del centro a hablar de nuestros proyectos. Allí, pude escuchar a Juan García Castelló, hablar de Música en Vena y su proyecto Músicos Internos Residentes.

La mejor manera de conocer este fantástico proyecto es viendo este vídeo:




Músicos Internos Residentes de Música en vena. Duración: 3:56 minutos.



Comentarios

  1. Muy bueno Juan, me ha gustado mucho y yo soy un gran experto en el tema

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El raccord o continuidad

Las transiciones entre planos en la edición audiovisual

Los roles profesionales en la producción audiovisual