¿YouTube o Vimeo? Esa es la cuestión



Mucha gente me pregunta si es mejor alojar el contendido de tu proyecto audiovisual socioeducativo en YouTube o en Vimeo. Yo lo tengo claro: gana el primero por goleada. Pero realmente la respuesta dependerá de tus objetivos. Para ayudarte en esa decisión, vamos a analizar ambas plataformas.

YouTube:

Si visitas la página de estadísticas de YouTube, verás que esta gigantesca plataforma tiene más de mil millones de usuarios (para que te hagas una idea, equivaldría a un tercio de todos los usuarios de Internet), y cada día se ven cientos de millones de horas de vídeos y se generan miles de millones de reproducciones.


Estas abrumadoras cifras nos dicen algo que ya conocemos de esta plataforma: puedes llegar a muchísima más gente. Nada que ya no supieras. Pero además, en mi opinión hay otras interesantes ventajas derivadas del uso de YouTube:
-        Contando tu experiencia en la red contribuyes a dar ideas y contagiar las ganas de hacer proyectos similares en muchísimas personas.

-        Permite la interactividad: compartir y comentar es posible en cuestión de segundos y a escala mundial.

-        Es una herramienta muy intuitiva y fácil de usar. Tienes tutoriales y guías muy útiles a tu disposición.

-        Los vídeos amateur son bien recibidos. Los usuarios de YouTube no son exigentes con la calidad técnica del vídeo, de modo que nos perdonarán los fallos que podamos cometer por nuestra falta de experiencia.

-        Es gratis e ilimitado. Puedes subir todos los vídeos que quieras sin coste alguno. Eso sí, debes abrirte una cuenta Google (algo que con alta probabilidad tendrás, ¿verdad?)

-        Hay cada vez más experiencias que muestran la capacidad de conseguir cambios sociales a raíz de compartir vídeos de YouTube.

Seguramente conozcas este vídeo que tuvo miles de visitas en 2013.
Inmaculada Michinina en el pleno del Ayuntamiento de Cádiz. 2013. Duración: 4 minutos.

A raíz de la viralidad de este vídeo se puso en marcha una campaña de apoyo, recogiendo más de 100.000 firmas. El Ayuntamiento de Cádiz amplió las licencias para el mercadillo El Baratillo, pasando de 45 a 160. Por tanto no hay duda de que esta difusión en la red a gran escala puede dar lugar a pequeños cambios sociales.

Pero no todo son ventajas en esta herramienta. De hecho, presenta algunos inconvenientes:
-          Paradójicamente su popularidad también es una desventaja. Al ser usado por mucha gente dificulta que tus videos sean encontrados y además compites con mucho contenido basura.

-          YouTube te bombardea con publicidad. No sólo agrega mensajes publicitarios a tus videos, sino que la propia web está repleta de anuncios.

-          Aunque existe la posibilidad de personalizar los canales y hacerlos más atractivos, el diseño sigue siendo bastante feo. Por otra parte es cierto que nos hemos acostumbrado tanto a visualizar ese formato que no nos molesta demasiado. Además, este inconveniente se solventa al incrustar los vídeos dentro de otras páginas más estéticas.

-          La interactividad puede jugar en tu contra. Al ser una red tan abierta todo el mundo puede comentar tus vídeos, lo que puede llevar a encontrarte con situaciones desagradables. De todos modos, tienes la opción de limitar la privacidad.

Vimeo:

La alternativa a YouTube más conocida es Vimeo, que tiene importantes diferencias que debes conocer:
-        Nace con el espíritu de exhibir material creado exclusivamente por el usuario. De ahí el juego de palabras con el término vídeo insertando la sílaba me (yo).

-        Hay menos contenido pero de mayor calidad, mayoritariamente cortometrajes, películas y documentales. Y sus usuarios pertenecen principalmente al sector audiovisual. No es casualidad que la palabra vimeo sea un anagrama de movie (película).

-        La comunidad es mucho más reducida pero con intereses más similares. Esto permite que se cree cierta intimidad con el público y un intercambio de comentarios más constructivo.

-        Tiene un diseño más atractivo, con una estética más limpia que YouTube. Los videos son más grandes y tienen un orden dentro de la plataforma. Esto permite que se observe sólo el video elegido, mientras que en YouTube la publicidad y los videos sugeridos interrumpen la armonía de la página.

-        Las opciones de privacidad son mejores. Vimeo te permite proteger con una contraseña cada uno de los videos que subas a la plataforma, sin necesidad de que los espectadores estén registrados (basta con que les des la contraseña para ese vídeo).

-        Hay mucha menos publicidad. Algo hay, pero comparada con YouTube te parecerá inexistente.

-        Es mucho menos viral. Si tu objetivo es llegar a miles de espectadores debes tener en cuenta que los vídeos que más compartimos son los de YouTube.

-        Su opción gratuita es más limitada: tienes un límite semanal de espacio de almacenamiento.


Ahora es tu turno para decidir ¿YouTube o Vimeo? Lo que quieras, pero empieza a crear ya!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El raccord o continuidad

Las transiciones entre planos en la edición audiovisual

Los roles profesionales en la producción audiovisual