Hazte "podcaster"!




El término podcasting proviene del acrónimo de iPod (reproductores de audio digital portátiles de Apple) y broadcast (difusión a un público amplio).  Aunque, lógicamente, su concepto y uso no se restringe al iPod y es mucho más amplio.

El podcast es un archivo de audio inscrito en la red que te permite suscribirte o descargarlo para escucharlo offline desde cualquier dispositivo que permita reproducir este tipo de archivos (un iPod, un mp3 o un pendrive, entre otros).

Por tanto, el podcasting es una radio portátil y autónoma que permite la posibilidad de bajar y subir a la red documentos sonoros, dónde y cuándo quieras. Mientras que la radio en Internet se encuentra conectada a la Red, el podcasting sólo necesita de esta conexión para la descarga de contenidos.

Por ello Mariano Cebrián Herreros dice que debería hablarse de “radio personal”, de “radio grabada-reproducida” o de “radio creada-recreada” por los mismos usuarios (La radio en Internet. La Crujía, 2008).

Así, el podcast es un instrumento sencillo y de bajo coste que permite a cualquier persona convertirse en creadora y distribuidora de documentos sonoros. Esto contribuye a la transformación del ecosistema comunicativo, devolviendo las riendas a los ciudadanos.

Se podría decir que el podcasting es a la radio lo que los blogs son a los periódicos digitales. Mientras que en el segundo permite la participación y comentarios a través de la escritura, el primero lo hace a través de la voz.

Haz tu propio podcast:

¿Y cómo puedes hacer un podcast?

La opción más sencilla es hacerlo todo a través de una plataforma web. Quizás la más interesante sea Spreaker, ya que además de poder subir tus grabaciones, compartirlas y seguir publicaciones de la comunidad, puedes incluso realizar la grabación desde la misma página.

Basta con autorizar al navegador para usar el micrófono y altavoces y dispondrás de una aplicación llamada DJ Console con la que podrás tanto grabar tu podcast como realizar una emisión en directo. Con una estructura similar a una mesa de mezclas, puedes controlar el micrófono y tienes a tu disposición dos pistas para mezclar los temas o añadir efectos (cuenta con una galería tanto de canciones como de efectos).

Spreaker tiene funciones limitadas en su versión gratuita pero es mas que suficiente para iniciarse: te permite guardar hasta diez horas de audio y puedes emitir en directo durante 30 minutos.

Esta plataforma cuenta otras ventajas: tiene aplicación para dispositivos móviles, admite múltiples formatos de audio y puedes conectar tu cuenta con Facebook, así como compartir tu programa en otras redes como TwitterTumblr y YouTube.

Otra plataforma muy popular es Invox. Es un sitio web donde puedes publicar tus archivos de audio y además cuenta con una extensa colección de podcasts, emisiones de la comunidad y radios online. Es gratuito y en español. También puedes compartir tus archivos en las redes sociales mas populares o copiar el código necesario para incluir un reproductor en tu sitio web.

Pero la limitación de Invox es que no permite realizar la grabación. Para ello necesitarías un programa específico. Si eliges esta alternativa, una de las mejores opciones es Audacity, un editor de grabación y edición de sonido libre, de código abierto y multiplataforma (disponible para Windows, Mac y Linux). Es un programa muy sencillo y fácil de usar que permite, entre otras cosas, editar audio, grabarlo y exportarlo a un archivo mp3 (para esto último es necesario el codificador Lame, que también es descargable). En su página también te explican cómo instalar el codificador de mp3 Lame:  

Consejos para tus podcasts:

Por si te animas a la aventura sonora de realizar podcast, me gustaría compartir contigo algunos aspectos que deberás tener en cuenta:
-      Evita contenidos demasiado largos. Aunque es un criterio bastante subjetivo, es importante ir al grano y no aburrir a tu audiencia. Una opción alternativa es fragmentar los contenidos. También se recomienda hablar un poco más rápido de lo habitual.

-      Organízate antes de empezar a grabar. Hazte un guión con los contenidos del programa y los tiempos previstos aproximados.

-      Cuida el tono. No duermas a tu audiencia con un ritmo monótono. Introduce cambios, acentúa afirmaciones, expresa emociones como sorpresa, duda o alegría. Ponle cara a tu público: no estás grabando en un ordenador sino contando cosas a alguien que te escucha. Evita también los tonos demasiado serios o formales: un podcast donde se habla de una manera más natural e informal suele tener más éxito.

-      Ojo con la calidad del audio de tu podcast. Utiliza un lugar tranquilo para grabar y si tienes programas como el mencionado Audacity edita el archivo para mejorar su audibilidad.

-      Dos mejor que uno. Si puedes conseguir a alguien con quien compartas el micrófono mejorarás la experiencia tanto para ti como para tu audiencia.

-      Añade música. Hará tu contenido mucho más atractivo. Puedes hacerte una sintonía o cabecera o añadir músicas y efectos entre cada cada segmento.

-      Identifica bien tu podcast. Menciona la fecha y contenido sobre el que versará el programa. Esto ayudará a que tu público contextualice.

-      Enriquece tu contenido: incluye un guión escrito en la web, agrega los enlaces que comentes en el programa y, si tienes un canal, invita a que se suscriban.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El raccord o continuidad

Los roles profesionales en la producción audiovisual

Las transiciones entre planos en la edición audiovisual