Algunos recursos narrativos




Hoy quiero compartir contigo algunos recursos interesantes que puedan enriquecer tu guión.

-      Administrar la información. Si dosificas lo que das a la audiencia y revelas poco a poco los secretos de los personajes, conseguirás mantener su interés en la historia.

-      Paraelipsis. Puedes ocultar al público un dato de capital importancia, que algún personaje sí conoce.

En esta secuencia puedes ver el efecto de ambos instrumentos:
El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980. Guionistas: Leigh Brackett y Lawrence Kasdan). Duración: 1’30 minutos.

-      Suspense vs Sorpresa. Alfred Hitchcock decía que es mucho más interesante que sepamos que hay una bomba que va a estallar en cualquier momento, a que no lo sepamos y estalle de repente. Mejor quince minutos de suspense, que quince segundos de sorpresa. Aunque la sorpresa sea más efectista, es menos emocional que el suspense.

-      Macguffin. Es un término creado por el maestro Hitchcock. Consiste en introducir un elemento de intriga (por ejemplo, han desaparecido unos documentos secretos) que pone en marcha una historia, pero que queda relegado a mero pretexto para desarrollar otros contenidos dramáticos de mayor importancia, usualmente emocionales.

Para ayudarnos a entender el macguffin, Daniel Tubau (Las paradojas del guionista. Alba, 2007) nos pregunta:
¿Quién recuerda que en La guerra de las galaxias los personajes van de un planeta a otro a causa de los planos de la Estrella de la Muerte? Sin esos planos las acciones de los personajes no tendrían justificación, pero lo que a los espectadores nos preocupaba eran las relaciones entre ellos. Los planos secretos eran, por tanto, el macguffin. 

Ahora te pido que hagas un alto en el camino y veas este cortometraje ganador de varios premios internacionales.

El Sueño del caracol. Guión y dirección: Iván Sáinz-Pardo, 2001. Duración: 15 minutos.

-      Anticipación y cumplimiento. Puedes dar información previa a modo de pista visual o diálogo, que anticipe al público algo que pasará después. En El sueño del caracol hay una anticipación nada más comenzar: Julia lee una historia sobre un accidente de coche.

Otro ejemplo: al comienzo de Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985) nos cuentan que el reloj de la ciudad lleva años averiado por culpa de una tormenta. Esa información tendrá un vínculo muy importante con la resolución del film.

-      La trampa. Habrá ocasiones en las que puedas utilizar pistas falsas para desviar la atención y anticipación del espectador. El robo del comienzo de la película Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960) es un ejemplo de trampa que a su vez hace de macguffin.

En este cortometraje hay una trampa interesante que además juega con el papel de los personajes:
La pecera. Guión y dirección: Carlos Boivier, 2011. Duración: 11’50 minutos.

Seguimos viendo más recursos:
-      El descanso o la noche antes de la batalla. Una estrategia útil es incluir una escena en la que la tensión se relaje inmediatamente antes del desenlace. En ella tu protagonista tiene que tomar una decisión trascendente, definitiva e irreversible. Ayuda a los espectadores a darse un respiro y a identificarse con tu protagonista.

-      Leiv motiv o motivos recurrentes. Normalmente a través de música que se repite en varias ocasiones, ayudando que el público la asocie a un personaje o situación concreta. Volviendo a nuestro amigo James Bond, seguro que recordarás la música que aparece cada vez que nos presentan al famoso agente secreto. O quién no recuerda la música de Tiburón que aparece cada vez que aparece el temible animal.

-      El gag repetitivo. Incluir un detalle gracioso, verbal o visual, repetido varias veces en el transcurso de la historia. Es recomendable que en su última aparición haya un giro, produciendo sorpresa.

Si tu proyecto audiovisual es una serie, hay dos recursos que suelen enganchar a la audiencia:

-      Tensión sexual no resuelta. Se refiere a la relación que se establece entre los protagonistas de una historia que son amigos o colegas, pero que en cualquier momento podrían convertirse en amantes. Los espectadores están deseando que se acuesten o declaren su amor, pero nunca lo hacen, manteniendo así un gancho constante.

-      Cliffhanger (del inglés "colgado de un acantilado"). Es el cebo al final de un episodio. Se consigue adelantando un elemento de intriga al final del episodio, pero con un desenlace deliberadamente débil para dejar insatisfecha a la audiencia. Esto además, requerirá que incluyas un recordatorio posterior en el siguiente capítulo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El raccord o continuidad

Las transiciones entre planos en la edición audiovisual

Los roles profesionales en la producción audiovisual