Historias de Prevención Audiovisual. Capítulo 1: El origen.




Con este post inicio una serie de entradas dedicadas a mi trayectoria en proyectos audiovisuales para la prevención de drogodependencias y promoción de la salud.

Al mismo tiempo te iré resaltando aquellos aprendizajes que me han proporcionado cada una de estas experiencias.


A finales de 2006 me incorporé al área de prevención de la Fundación Atenea, donde tuve mi primer contacto con proyectos en los que la creación audiovisual servían de excusa para trabajar con jóvenes la prevención de las drogodependencias.  Bajo el nombre de “Teleprevención” formábamos a estudiantes de Comunicación Audiovisual en  materia de prevención de drogodependencias para que después elaborasen una campaña de sensibilización a través de spots, gráficos, materiales didácticos, cuñas de radio, etc.


Cuando asumo la coordinación de prevención en 2007, la Fundación ya tenía un amplio recorrido en estos proyectos, en los que hasta la fecha yo sólo había ejercido el papel de espectador. Aunque no pude ser testigo del proceso, sí que me gustaría rescatar dos de estas experiencias, por lo útiles que me han resultado después para trabajar.


En primer lugar, destacaría la que diría que fue la “estrella” de Teleprevención: “Un porro no es un juguete”. A través de 6 spots en torno al cannabis, se elaboró una guía didáctica para trabajar con jóvenes, siendo este uno de ellos:




En segundo lugar, comparto contigo las campañas sobre cocaína: “La última” y No caigas en la trampa, a las que me incorporé una vez realizados los vídeos, pero que pude participar en la elaboración de la guía didáctica.




Esta experiencia me proporcionó el primer aprendizaje que comparto contigo:
 Aprendizaje nº1:  Tu proyecto audiovisual tiene que nacer con vocación de ser un material que después sirva para trabajar con él.


Aunque el resultado no sea perfecto, debes sacarle partido. ¿A qué me refiero? De los 6 spots de “Un porro no es un juguete”  en mi opinión no todos son igual de buenos; de la misma manera que los spots de la cocaína destacan más por su calidad técnica que por el mensaje (el de "No caigas en la de la trampa" es algo difícil de entender, ¿verdad?). Pero ambos materiales me han resultado muy útiles para trabajar con jóvenes y a día de hoy sigo utilizándolos. Analizando qué les gusta más y menos de cada vídeo o qué intención tenían sus autores, hemos llegado a reflexiones de lo más interesantes y de lo más preventivas.


Un año más tarde, en 2008, por fin pude ser partícipe de todo el proceso de un proyecto de Teleprevención. En esta ocasión, formamos a un grupo de estudiantes de Comunicación Audiovisual de la UCM, para que elaborasen una campaña dirigida a consumidores esporádicos de cocaína. Tras esa formación mantuvimos reuniones periódicas para ir supervisando el proceso, pero no asistí al proceso de grabación (me perdí la parte más divertida!)

Este fue el resultado:




Debo confesar que no quedé muy satisfecho con el resultado (más adelante me explico). Pero esta campaña me proporcionó no uno sino dos aprendizajes:


Aprendizaje Nº2: ¡Ojo con los spots de prevención selectiva/indicada (dirigidas a grupos de riesgo/consumidores)!


Una de las dificultades que tuvimos con esta campaña fue que el target (público objetivo) eran consumidores esporádicos de cocaína. Esto hace mucho más complejo elaborar mensajes efectivos ya que corres el riesgo de acabar simplificando en exceso temáticas llenas de matices y que el publico no comparta el mensaje o no lo entienda. 

Además, se lo pusimos tremendamente difícil al protagonista: ¿cómo salir de esa situación, encerrado en el coche? Deberíamos haber proporcionado alguna estrategia o alternativa para afrontar ese riesgo.


Además, en mi opinión, aquí cometimos un error: la campaña se distribuyó por todas las facultades de forma masiva (carteles, postales, cuñas de radio y el spot), por lo que corrimos el riesgo de normalizar el consumo entre población no consumidora.


Aprendizaje Nº3: La formación a tus participantes en prevención de drogodependencias debe ser un pilar básico en tu proyecto.


Todavía recuerdo como si fuera ayer la lluvia de ideas que hizo el alumnado para esta campaña: “Una mujer hace de cocaína y va atrapando al protagonista”, “Un chico que se mete un tiro de coca y después un tiro de una pistola”, y así un largo etcétera de historias estereotipadas o tragedias que no dejan salida a sus protagonistas.



En otra entrada te hablo de la importancia de cambiar la mirada dominante de este tipo de spots, y eso lo conseguirás siempre que incorpores la formación en prevención dentro de tu proyecto. Tras un proceso reflexivo con este grupo de la UCM, conseguimos cambiar el enfoque, y plantear otro tipo de mensajes alejados de esas ideas trágicas iniciales.

En la próxima entrada, seguiré compartiendo contigo otras experiencias de creación audiovisual para la prevención de drogodependencias. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El raccord o continuidad

Las transiciones entre planos en la edición audiovisual

Mi experiencia en los 35 Encuentros Internacionales de Juventud de Cabueñes