¿Qué es el crowdfunding?



Una estrategia que se utiliza con mucha frecuencia en el ámbito audiovisual es el crowdfunding o micromecenazgo. Se trata de una financiación masiva en la que muchas personas donan una cantidad más o menos pequeña de dinero a un proyecto, a cambio de distintos tipos de contraprestaciones.

Son las llamadas recompensas: siempre hay que ofrecer algo a las personas que te han apoyado.  Por ejemplo: aparecer en los créditos, recibir un DVD, invitación al estreno, postal firmada…

El crowdfunding se realiza a través de plataformas de Internet, teniendo todas un funcionamiento muy similar:

1.     Registro. Debes inscribirte explicando quién eres, el proyecto, dinero necesario y para qué se necesita,  así como distintos niveles de aportación con sus recompensas asociadas. Sólo se puede presentar un proyecto por usuario.

2.     La plataforma lo revisa y decide si aprobarlo o si necesita más información. Algunas obligan a una fase previa en la que tienes que conseguir un determinado número de votos.

3.     Una vez aceptado tienes una página de tu proyecto que puedes editar y a la que puedes añadir fotos y vídeos (normalmente un tráiler o un vídeo explicando el proyecto). Cuando esté listo se dará de alta y comenzará el plazo de recaudación.

4.     Los plazos varían en función de la plataforma, desde los 30 a los 90 días aproximadamente. Algunas tienen el plazo establecido y en otras tienes que ponerlo tú,  pero siempre hay que marcar un plazo.

5.     Finalización del plazo: el llamado “100% o nada”. Hay dos opciones:

Si alcanzas el 100%: recibes el dinero, descontando la comisión de la plataforma (del 1 al 8%) y de las entidades financieras (varían bastante). Puedes pasarte del 100% y seguir recibiendo aportaciones hasta que finalice el plazo.

Si no alcanzas el 100%, tu proyecto se desactiva y no recibes las aportaciones. En cuanto a quienes te apoyaron, reciben el reembolso.

Además estas plataformas te permiten interactuar con las personas que te apoyan a través de pregunta-respuesta y también puedes mandarles mails generales o personalizados. Tienes un listado de todos tus mecenas con su nombre de usuario (puede ser ficticio para garantizar su anonimato) y la aportación realizada.

Todas estas plataformas están interconectadas con Facebook y Twitter y algunas también con otras redes como Linkedin. Además algunas te proporcionan un blog para proporcionar información actualizada a tus colaboradores.

No tienen cabida proyectos cuya finalidad sea exclusivamente de lucro, ni venta de productos o servicios, ni campañas políticas o de recolección de fondos para iniciativas de beneficencia. Tampoco publicarán contenido contrario a la ley, ya sea lesivo, racista, xenófobo, sexista, ofensivo, pornográfico, etc.

Algunas de las plataformas crowdfunding más populares son: VerkamiLánzanos y Goteo.   

Por último, comparto contigo dos artículos interesantes que describen los detalles de varias plataformas crowdfunding:





Comentarios

Entradas populares de este blog

El raccord o continuidad

Las transiciones entre planos en la edición audiovisual

Los roles profesionales en la producción audiovisual